Imágenes de poemas románticos especiales para personas enamoradas

Poemas románticos 11
Dos rojas lenguas de fuego que a un mismo tronco enlazadas se aproximan, y al besarse forman una sola llama...

Tal vez quieras decirle a esa persona especial en tu vida lo que sientes, o quizás simplemente quieres compartir algo que declare que te sientes enamorado o enamorada. En cualquiera de estas situaciones, las imágenes de poemas románticos que traemos hoy son excelentes para ti. Déjate envolver por la magia de estos versos y enrédate sin prisa entre cada una de sus palabras.

Galería de imágenes de poemas de amor para enamorados

Si el romanticismo es uno de tus aliados, llegaste al lugar correcto. Hoy compartimos contigo una preciosa galería de imágenes de poemas románticos que podrás descargar gratis y compartir con aquella personita que poco a poco se ha ido ganando tu corazón. Quizás, solo quieras compartir una de estas poesías de amor para que tus amigos sepan que hay alguien rondando por tu cabeza, y en fin, hay tantas posibilidades que no puedes dejarlas pasar de ninguna manera.

Lo más lindo de todo, es que estos poemas románticos se encuentran sobre unos fondos realmente hermosos: el mar, que en cada suave movimiento nos va dejando calma y tranquilidad, igual que el amor en nuestros corazones. Estos poemas románticos son perfectos para compartir con tu pareja y decirle así que no hay mejor lugar en el mundo que estar en sus brazos.

Poemas románticos 7

Con tu frente en mi frente, con tu boca en mi boca, atados nuestros cuerpos al amor que nos quema, deja que el viento pase sin que pueda llevarme…

Queremos que sientas esa hermosa sensación de paz y tranquilidad leyendo cada uno de estos poemas románticos. Observa como cada uno de estos magníficos autores ha sido capaz de crear estas composiciones, en donde cada verso y cada línea, nos recuerda a sus ojos, sus labios y su única forma de amar.

Poemas de amor hermosos para dedicarle a tu pareja

  1. Todo me lleva a ti
    como si todo lo que existe,
    aromas, luz, metales,
    fueran pequeños barcos que navegan
    hacia las islas tuyas
    que me aguardan. Si tú me olvidas, Pablo Neruda.
  2. Dos cuerpos frente a frente
    son a veces dos olas
    y la noche es el océano.
    Dos cuerpo frente a frente
    son a veces dos piedras
    y la noche desierto.
    Dos cuerpos frente a frente
    son a veces raíces
    en la noches enlazadas. Dos cuerpos, Octavio Paz.
  3. Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,
    que son dos hormigueros solitarios,
    y son mis manos sin las tuyas varios
    intratables espinos a manojos.
    No me encuentro los labios sin tus rojos,
    que me llenan de dulces campanarios,
    sin ti mis pensamientos son calvarios
    criando nardos y agostando hinojos.
    No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
    ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
    y mi voz sin tu trato se afemina. Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos, Miguel Hernández.
  4. Desmayarse, atreverse, estar furioso,
    áspero, tierno, liberal, esquivo,
    alentado, mortal, difunto, vivo,
    leal, traidor, cobarde y animoso;
    no hallar fuera del bien centro y reposo,
    mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
    enojado, valiente, fugitivo,
    satisfecho, ofendido, receloso;
    huir el rostro al claro desengaño,
    beber veneno por licor süave,
    olvidar el provecho, amar el daño;
    creer que un cielo en un infierno cabe,
    dar la vida y el alma a un desengaño;
    esto es amor, quien lo probó lo sabe. Soneto 126, Lope de Vega.
  5. Tus besos son ofrecerme los labios para que los bese yo.
    Jamás palabras, abrazos,
    me dirán que tú existías,
    que me quisiste: Jamás.
    Me lo dicen hojas blancas,
    mapas, augurios, teléfonos;
    tú no.
    Y estoy abrazado a ti
    sin preguntarte,
    de miedo a que no sea verdad
    que tú vives y me quieres. La forma de querer, Pedro Salinas.
  6. No quise.
    No quise decirte nada.
    Vi en tus ojos dos arbolitos locos.
    De brisa, de risa y de oro.
    Se meneaban.
    No quise.
    No quise decirte nada. Al oído de una muchacha, Federico García Lorca.
  7. Con tu frente en mi frente,
    con tu boca en mi boca,
    atados nuestros cuerpos
    al amor que nos quema,
    deja que el viento pase
    sin que pueda llevarme.
    Deja que el viento corra
    coronado de espuma,
    que me llame y me busque
    galopando en la sombra
    mientras yo, sumergido
    bajo tus grandes ojos,
    por esta noche sola
    descansaré amor mío. El viento en la isla, Pablo Neruda.
  8. El hada más hermosa ha sonreído
    al ver la lumbre de una estrella pálida,
    que en hilo suave, blanco y silencioso
    se enrosca al huso de su rubia hermana.
    Y vuelve a sonreír porque en su rueca
    el hilo de os campos se enmaraña.
    Tras la tenue cortina de la alcoba
    está el jardín envuelto en luz dorada.
    La cuna, casi en sombra.
    El niño duerme.
    Dos hadas laboriosas lo acompañan,
    hilando de los sueños los sutiles copos
    en ruecas de marfil y plata. Los sueños, Antonio Machado.
  9. Cuando uno se enamora
    las cuadrillas del tiempo hacen escala en el olvido
    la desdicha se llena de milagros
    el miedo se convierte en osadía
    y la muerte no sale de su cueva
    enamorarse es un presagio gratis
    una ventana abierta al árbol nuevo
    una proeza de los sentimientos
    una bonanza casi insoportable
    y ejercicio contra el infortunio. Enamorarse y no, Mario Benedetti.
  10. Dos rojas lenguas de fuego
    que a un mismo tronco enlazadas se aproximan,
    y al besarse
    forman una sola llama.
    Dos ideas que al par brotan,
    dos besos que a un tiempo estallan,
    dos ecos que se confunden,
    eso son nuestras dos almas. Rima XXIV, Gustavo Adolfo Bécquer.
Poemas románticos 9

Cuando uno se enamora las cuadrillas del tiempo hacen escala en el olvido la desdicha se llena de milagros el miedo se convierte en osadía y la muerte no sale de su cueva…

Todo me conduce hasta ti

Cada paso, cada movimiento, me conducen hasta ti. No importa lo mucho que hagas para alejarte, si piensas que la relación ya no da para más y que te mereces otro amor, todo te conducirá hacia el mismo lugar: su corazón.

Hay muchas veces en donde querer alejarse de una persona, por diferentes motivos, resulta ser más difícil de lo que crees. Pero alguna vez te has puesto a pensar: “Y si siempre vuelvo a él o ella, ¿no es por algo?”. Es porque tu corazón, como cada uno de los poemas románticos de hoy, no está completo sin su amor.

Poemas románticos 1

Todo me lleva a ti como si todo lo que existe, aromas, luz, metales, fueran pequeños barcos que navegan hacia las islas tuyas que me aguardan

La comparación es sencilla. Todas las palabras que componen estos poemas románticos fueran simples y vacías, sino tuvieran como componente principal el amor que los mueve. Volver siempre a la misma persona, por azares de la vida, es una muestra fehaciente de que el mundo conspira a favor de ustedes.

Déjate arrastrar por esta marea. Navega suave y con calma sobre las aguas de su amor. Deja que cada ápice de luz que su alma irradia te mantenga a flote hasta llegar a tu destino. Como dice uno de estos lindos poemas románticos: “… pequeños barcos que navegan hacia las islas tuyas que me aguardan.” Su corazón está esperando a que vuelvas una vez más. Esta vez no demores, y no te vuelvas a escapar.

Recursos fotográficos:

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Roxy Reynoso dice:

    Me gusta las poesias

  1. Marzo 10, 2017

    […] ti hoy podrás encontrar hermosas poesías de amor que te llenan el alma con tan solo leerlas; poemas de amor que logran conjugar las más hermosas palabras formando una obra realmente magnífica que te […]

  2. Marzo 15, 2017

    […] una de estas líneas es un poema de amor para dedicar. Es como si los autores de estas frases de declaración de amor supieran que las necesitamos. Se […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *